Inicio
Cotizaciones
Compra-Venta
Noticias
Contactenos
Cotizacion Oro
Cotizacion Plata
Cotizacion Dolar










¿El bitcoin podria convertirse en el “oro digital”?


Las crisis de alcance mundial suelen despertar reacciones rápidas, incluso
anticipadas, en los mercados internacionales. En particular, los
acontecimientos que generan peligro e incertidumbre disparan el miedo
entre los inversionistas: factor que se traduce en una búsqueda por
activos que sirvan para blindar sus patrimonios ante los tiempos difíciles.


Estos activos, llamados ‘activos de refugio’, usualmente son commodities
o materias primas que históricamente han tenido un valor fundamental o
utilitario como el petróleo y los metales.

Ahora bien, por ciertas condiciones, ha surgido la interrogante de si
pudiéramos estar presenciando el arribo de un nuevo activo a esta
clasificación: el bitcoin.

¿Se puede sustentar esta hipótesis? El bitcoin no es ninguna materia
prima, ni siquiera representa un valor material, y sin embargo cuenta con
ciertos valores que lo asemejan, por ejemplo, al oro: es finito (solo se
emitirán 21 millones), requiere un esfuerzo para minarlo y tiene un alcance
internacional de mercado.

La pregunta surgió con más fuerza con la crisis de Irán. Tras la operación
ordenada por Trump, el bitcoin mostró un comportamiento similar al del
oro y al del petróleo al escalar durante la fase de incertidumbre de la crisis
y decrecer un tanto luego de que el panorama se aclarara.

Sin embargo, si echamos un vistazo a las gráficas históricas, no
observamos tanta correlación entre estos activos. El bitcoin ha tenido un
comportamiento dispar con respecto al oro en los últimos años; también
ha sufrido caídas cuando los indicadores de mercados accionarios como
el S&P 500 hacen lo propio: conducta que el oro no suele tener tampoco.

Ahora bien, el bitcoin ha sido una divisa en la que también se refugian
personas en situaciones complicadas. Por ejemplo, tradicionalmente ha
existido una correlación entre los países cuya moneda experimenta una
alta inflación y el uso de bitcoin en esos entornos.

Casos como los de Venezuela, Argentina y Zimbabue lo demuestran: ahí no
solo abundan las transacciones del bitcoin para comerciar y proteger
patrimonios, sino incluso como una herramienta clave para migrar a otros
países con dinero en mejores condiciones cambiarias.

El asunto es que esta y otras criptomonedas siguen siendo activos
especulativos y altamente volátiles. A pesar de sus características que lo
convierten potencialmente en un activo de refugio, los criptomercados
siguen siendo complicados para el inversionista promedio, puesto que su
entrada es complicada, les falta ser regulados (en países como México, por
ejemplo) y aún existe un alto grado de manipulación.

Para el bitcoin la década pasada fue clave para su irrupción y su
experimentación; lo que está por verse es si la década de los 2020s será la
de la consolidación y la adopción masiva como vehículo legítimo de
inversión y ahorro.

ORO Y PLATA MONTERREY