Inicio
Cotizaciones
Compra-Venta
Noticias
Contactenos
Cotizacion Oro
Cotizacion Plata
Cotizacion Dolar
ORO Y PLATA MONTERREY
www.oroyplata.mx
Coronavirus agrieta los diamantes

El mercado de de los diamantes ve caer los precios ante la menor
demanda por la cuarentena

Es la materia más dura del planeta, pero el coronavirus ha conseguido
abrir alguna grieta: el mercado de los diamantes está perdiendo brillo por
culpa de la Covid-19. Empecemos por decir que pese a la liberalización
del mercado que se introdujo hace casi dos décadas, las fuentes
primarias siguen estando muy concentradas. El 80% de las reservas de
diamantes está localizada en tan sólo tres países:  Rusia, Congo y
Botswana, según informaba un estudio de esta semana de
learnbonds.com.

En la práctica esto significa que cualquier dificultad que experimente uno
de esos países se transmite a la cadena de suministro global de las
piedras talladas. Eso vale para Botswana, que vivió un lockdown de
cinco semanas, pero también para Rusia, que alberga en sus tierras la
mitad de los diamantes mundiales. Hace unos días el gigante Alrosa, el
mayor productor mundial, informó que sus ventas en abril cayeron un
95% respecto a hace un año. La compañía se vio obligada a cerrar la
explotación de dos de sus minas debido a las actuales condiciones del
mercado, que dificultan el transporte y el comercio, además de una
contracción del consumo. Los puntos de venta al detalle están cerrados
y EE.UU., el mayor mercado mundial, vive el punto álgido de la pandemia.

Evgeny Agureev, director adjunto de la compañía, admitía que “las
restricciones impuestas para combatir el coronavirus y la disminución de
la demanda de joyas con diamantes han minimizado el comercio de
diamantes en bruto y pulidos en todo el mundo. Hemos ofrecido a
nuestros clientes una opción para comprar las cantidades de diamantes
programadas para abril en una fecha posterior”.

La sudafricana De Beers, el mayor productor en términos de valor, ha
reducido a la baja su producción para este año de un quinto. La
canadiense Dominion Diamond Mine se declaró en el pasado mes de
abril en suspensión de pagos. Petra Diamonds, cuyas acciones han
perdido un 75% este año, ha tenido que refinanciar su deuda para pedir
prestados otros 21 millones de dólares y así evitar caer en la insolvencia.

Ahora preocupa el día después, cuando termine el confinamiento,
“Estamos preocupados por el exceso de oferta de diamantes en bruto
después de la reapertura de las economías, ya que una gran cantidad de
inventario podría inundar potencialmente el sistema y el mercado podría
no ser capaz de absorberlo todo, lo que resulta en una mayor presión
sobre los precios”, avisaban en una nota de este mes los analistas de
Citigroup.

En la ciudad de Surat (India), donde se pulen el 90% de las piedras
talladas del mundo, el valor de las existencias ya ha alcanzado los 2.300
millones de dólares: si no se quiere acabar como con el petróleo, en
negativo, ya se habla de que India puede bloquear de forma provisional
la importación de piedras.

De hecho, el precio de los diamantes brutos ya cayó cerca del 9% en
marzo, según la lista Rapaport. En abril el desplome puede ser del doble.
La competencia de los diamantes sintéticos, que son creados en
laboratorio e idénticos a los naturales, también es un interrogante. Al ser
un 25% más baratos, hoy son sólo el 3% del total del mercado pero en la
próxima década pueden llegar al 10%. Todo esto hace que el precio de los
diamantes pulidos desde el 2012 esté en una fase descendiente. Ahora
está en niveles cercanos a los de hace diez años.

Es posible que algunas minas acaben cerrando, sea por falta de
rentabilidad, sea por agotamiento de los recursos. Rio Tinto ya había
anunciado el fin de su explotación de Argyle este año. En lo inmediato,
la industria confía en la denominada “compra por venganza”, la
impulsiva para compensar las privaciones del confinamiento. También se
confía en los millennials , que aprecian la autenticidad del mineral. Si
pueden permitírselo.